No dan un solo motivo para votar NO

Tras la multitudinaria manifestación ha llegado el momento de hacer unas valoraciones políticas, la más obvia de las cuales es la falta de preparación, reflejos, oportunidad y mala gestión mostrada por el Gobierno y el Estado Español en conjunto. Me explico largo y tendido:
Me centro ahora en la gestión de las primeras horas, absolutamente brillante la de la Generalitat, muy mala la del Gobierno Español.

Y es que, a pesar de que quizás las cosas no han ocurrido exactamente así, lo que cuenta es la imagen dada, y el Govern dió una respuesta institucional y policial muy profesional mientras que la imagen que daba el Gobierno era la de ir a remolque de lo que la Generalitat hacía.

La comparecencia de Puigdemont, Junqueras y Ada Colau a las pocas horas estaba bien trabajada: institucional, tranquilizadora, de declaraciones, mensajes y toma de posiciones, de estado.

Más tarde vino la comparecencia técnica del Conseller d’interior y del Major Trapero (¡qué descubrimiento mediático!) explicando claramente todo lo que se podían explicar.

Jardines de La MoncloaJardines de La Moncloa por La Moncloa bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0

La imagen que ha quedado de la reacción del Gobiernos Español es la de una foto del gabinete de Crisis en una sala oscura, mal iluminada y anticuada en la delegación del Gobierno en Cataluña ya de noche, sin contar con ningún representante de la Generalitat ni de los Mossos y con unas hojas en blanco ante cada asistente (lógico por otra parte, la fotografía se hace al inicio de la reunión). La conferencia de prensa del Gobierno se produjo pasada la medianoche. Puro paripé. Después, todos de vuelta a casa en Madrid.

El Gobierno tenía la oportunidad de mostrar a los catalanes apoyo, cercanía, implicación, solidaridad, complicidad y lo que mostró fue lentitud, falta de preparación y cierta indiferencia y dejadez.

El Govern y el Gobierno están inmersos en una batalla por la independencia de Catalunya en la que, una parte importante de la lucha, es cuestión de imagen, de ofrecer un proyecto de país, de cómo gestionar este proyecto; de apariencia, de ofrecer una imagen ante los ciudadanos y el mundo.

Y lo que ha quedado claro es que el Govern se ha preparado para dar esta batalla y cuenta con unos profesionales que asesoran en los pasos a dar, también en esta crisis. El Gobierno, en cambio, ha reaccionado de forma casi amateur, con retraso y a remolque del Govern, poniendo en evidencia que no estaba preparado para la batalla de la imagen.

Está en juego la unidad del país y el Gobierno Español NO cuenta con un equipo de profesionales de la comunicación para explicar a los españoles, catalanes y al mundo que su proyecto es el ganador.

Desde el inicio del “procés”, he tenido la sensación de que el Gobierno no se creía la apuesta del Govern, que estaban convencidos de que esto era una nueva partida del juego del “peix al cove” y que, en un momento dado, se sentarían a hablar, repartirían unos cuantos centenares de millones y competencias menores, y las aguas volverían a su cauce hasta la próxima mano del juego.

Hasta mediados del 2016,  no se percataron de que esto iba en serio y toda la gestión anterior mostró la misma imagen amateur que se ha mostrado ante esta crisis. Pero es que ,incluso después de haber reaccionado y haberse tomado en serio la batalla, todavía muestran lagunas que han quedado a la vista de todo el que las quiera ver.

Ante la crisis política más importante del Estado Español desde la independencia de las colonias, el Gobierno tendría que tener un equipo de decenas de personas evaluando cada aspecto del juego y listos para reaccionar a cada movimiento del contrario.

Es evidente que no es así y eso dice muchísimo del bajo nivel de preparación no solo de los políticos, sino de toda la estructura del Estado. Nadie, secretarios de estado, altos funcionarios, asesores del gobierno, etc… ha pensado que sea necesario dar la batalla de la imagen y prepararse para ella.

La falta de previsión y preparación deja en evidencia que hay un problema de fondo más grave, y es que NO hay un proyecto de país que ofrecer.

No hay decenas de funcionarios trabajando porque el Gobierno no tiene nada que ofrecer. Sólo ofrece continuidad,  y para continuar como estamos no es necesario un equipo de gestión.

Constantemente me viene también a la cabeza la novela de Jean Larteguy “Los Centuriones” donde, en medio de la Guerra de Independencia de Argelia, se produce una conversación entre un argelino (cuya identidad oculta es la de líder político del Frente de Liberación Nacional Argelino) y un oficial paracaidista del Ejército Francés. El argelino le señala al militar que los miembros del Frente Nacional tienen una palabra que ofrecer a los argelinos, “aisquital”, independència en árabe, y que los franceses no pueden ofrecer una palabra que tenga mayor fuerza en contraposición. Es la misma idea subyacente detrás de toda la actuación del Govern, “tenemos un proyecto, Independencia”, el Gobierno no tiene ninguno.

Creo que ,además, el Gobierno actúa desde la creencia de que ofrecer una alternativa es ceder al chantaje, tomando una posición de tipo arrogante y moral, donde lo que debería es reinar el arte de la política. Me parece que George Lakoff estaría de acuerdo en esto.

Poco antes de los atentados, leí un artículo del 2015 que creo que es muy pertinente sobre la posición que adopta el Gobierno ante el Govern: “Madrid perderá Catalunya“, donde un profesor colombiano señala las coincidencias entre la actitud del Gobierno Español ante las peticiones de las colonias y la actitud actual del Gobierno ante las peticiones catalanas. Desprecio, prepotencia y arrogancia. El resultado ya sabemos cual fué.

Vamos a por los medios de Madrid: Ellos sí que tienen un proyecto claro: Unidad. No habían pasado 24 horas del atentado, y tanto El País como El Mundo señalaban en sus editoriales que el Govern tenía que dejarse de tonterías y preocuparse de lo que realmente importa a los catalanes. La viñeta de Peridis se pasaba absolutamente de la ralla. Quién te ha visto y quién te ve El País. La asfixia económica es muy mala.

La jugada es precipitada y de una torpeza tremenda, esas editoriales habrían estado magníficas hoy domingo 27 después de la manifestación de Barcelona. Pero publicarlas el día después de los atentados, lo que ha demostrado es que contra “el procés” todo vale.

Después siguieron las críticas a los mossos, la polémica sobre el consejo de seguridad, las conferencias de prensa en catalán, etc… A la hora de la verdad, nadie ha jugado limpio pero de nuevo creo que el perdedor ha sido el lado del NO.

Mención especial merece aquí Jorge Fernéndez Díaz y la frase “La lucha entiterrorista y la política antiterrorista debe ser de estado y no se cede a quién no tiene ningún sentido de estado“. Por si no había quedado claro después del “les hemos destrozado la sanidad” la vida de los catalanes, independentistas o no, vale muy poco.

A quién no le ha pasado desapercibida la gestión del atentado por parte del Govern ha sido al resto de los gobiernos y medios del mundo. Que el Wall Street Journal publique que Catalunya ha demostrado que está preparada para gobernarse, no debería dejar indiferente a nadie en el Gobierno. Como bien ha dicho Suso de Toro, han aflorado las estructuras de estado y han demostrado que funcionan.

Yo criticaba y me reía de Artur Mas cuando decía, en 2012, que tenían que crearse unas estructuras de estado en lugar de poner la directa, que se estaba perdiendo un tiempo precioso, que la única estructura de estado que necesitábamos era una Hacienda. Lo mínimo que puedo decir es que se ha demostrado para qué sirven las estructuras de estado.

La mayoría de los catalanes ya tiene decidido su voto y muchos de los gestos, noticias, documentos, publicaciones, opiniones como esta y políticas tanto de uno como de otro bando solo sirven para levantar la moral de la tropa y que fanboys y hooligans se lanzen piedras unos a otros, pero me queda la sensación de que a los catalanes que duden y que quieran votar NO el próximo 1 de Octubre, sólo les queda el sentimentalismo como única razón, por que el Gobierno no les da ni un solo motivo para votar que NO.

Anuncios

Rajoy és mi héroe

Si, ya lo era antes pero no lo confesaba, ahora ya lo digo sin esconderme porqué este hombre es el puto amo. Es mi héroe, el puto amo, el hombre imperturbable. Sólo cabe definir así al señor que recogía firmas en la calle en contra del Estatut y ahora es capaz de venir a Barcelona y decir que “esto empezó cuando, ante la crisis, algunos entendieron que era más cómodo culpar de los recortes a la mala financiación de Madrid“, en la entrevista que publica hoy La Vanguardia, sin que se le mueva una pestaña.

Mariano_Rajoy_2015_(cropped)

Pero no os engañes, ni se creía lo de recoger firmas, ni se cree ahora que esto sea asunto de cuatro políticos catalanes mal financiados. En el fondo creo que le importa bien poco donde empezó todo esto.

No tengo el placer de conocerlo, creedme cuando os digo que me encantaría poder vislumbrar un poco de su pensamiento, así que no puedo estar seguro de saber en que cree o que le importa. Lo que si creo que puedo apostar a que no quiere pasar a la historia como el presidente del gobierno español al que se le independizó Catalunya. Tampoco el que permitió una España federal, ni siquiera el que reconoció la plurinacionalidad de España. Ha venido a Barcelona como cuando gobernaba Pujol a ofrecer más “peix al cove” en forma de inversiones en Rodalies, de las que después se ejecuta el 10%.

Y es que Rajoy ni quiere ni puede moverse un milímetro de la posición en la que está. Cualquier paso en dirección a las posiciones de la Generalitat, y no digo un referéndum sino cualquier pequeño paso, y las élites del centro se lo comen vivo.

Así que Rajoy ha venido a Catalunya a hacer lo único que puede hacer.

Puede parecer que Rajoy viene a dar el pistoletazo de salida a la campaña del NO. Como en toda campaña electoral, no hace falta que convenzas a los tuyos, ya están convencidos. No vas a convencer a los contrarios, las personas no cambian de ideas con argumentos. Vas a intentar convencer a los indecisos, a darles algún argumento para que compren tu idea y la lluvia de millones sería el argumento para esas capas de la población que han nacido en Catalunya y que en las encuestas se definen como “tan español como catalán”, pero que son conscientes de que el estado es una bomba succionadora de recursos hacia el centro del poder (esté el centro donde esté, Madrid es solo un concepto, algo instrumental), pero que no quieren romper sus lazos con España. Gente como Jordi Évole que ni niega la independencia ni se declara unionista, se excusa diciendo que nadie le ha explicado que viene detras de la independecia. Évole es un tipo listo y no lo compras con una inversión en Rodalies, así que su argumento es menos banal. Conozco a personas cercanas que utilizan el mismo argumento.

Pero no, Rajoy no viene a hacer campaña para los indecisos, ni siquiera eso, si haces campaña legitimas el referéndum y a lo mejor a alguien se le ocurre explicar que viene detrás de la independencia, así que no viene a debatir ni esto tendrá continuidad. Rajoy viene a ofrecernos un marco mental al que agarrarse, un encuadre, una construcción en la que las personas que no desean romper con España puedan mínimamente convencerse. Una estructura narrativa en la que España se preocupa por nosotros e invierte en nuestro bienestar, y lo hace en Rodalies, en el área metropolitana de Barcelona y en una infraestructura que, me atrevo a decir sin datos, la proporción de “usuarios indecisos” es mayor que la media y por tanto el rédito será mayor. Parece ser que Zapatero no es el único político español que ha leído algo de George Lakoff.

Y de ahí mi admiración por Rajoy, es un hombre de estado. Del aparato del Estado. Y si tiene que decir eso de “los hilillos de plastelina” lo dice. Y si tiene que venir a Barcelona a decir que esto es culpa de cuatro políticos mal financiados y hacer como que esto se arregla con una inversión en Rodalies, lo hace, y no se le mueve una pestaña.

#jonovotaré20D

No entenc que CDC (o com és vulguin dir ara) i ERC es presentin a les eleccions generals del 20D. Si ens estem desconnectant, quina mena de missatge estàs enviant a Espanya presentant-nos a les eleccions generals? Que tot és una maniobra i que en el fons ens volem quedar?, i quin missatge envies a tota la gent que s’ha implicat en el tema, que tot era una broma?

lv_20151102_lv_fotos_d_54437611426_2_0_2574400164-369-u202198431845muc-u30213094277h1b-992x558lavanguardia-web-seccion

Ara mateix trobo que l’única postura coherent és la de la CUP (i no soc “cupero”), que no es presenta per què al Parlament Espanyol ja no hi tenim res a fer.

El millor missatge que podríem donar al govern d’Espanya és una abstenció a les eleccions generals d’un 70%.

Es per aixó que #jonovotaré20D