Rajoy és mi héroe

Si, ya lo era antes pero no lo confesaba, ahora ya lo digo sin esconderme porqué este hombre es el puto amo. Es mi héroe, el puto amo, el hombre imperturbable. Sólo cabe definir así al señor que recogía firmas en la calle en contra del Estatut y ahora es capaz de venir a Barcelona y decir que “esto empezó cuando, ante la crisis, algunos entendieron que era más cómodo culpar de los recortes a la mala financiación de Madrid“, en la entrevista que publica hoy La Vanguardia, sin que se le mueva una pestaña.

Mariano_Rajoy_2015_(cropped)

Pero no os engañes, ni se creía lo de recoger firmas, ni se cree ahora que esto sea asunto de cuatro políticos catalanes mal financiados. En el fondo creo que le importa bien poco donde empezó todo esto.

No tengo el placer de conocerlo, creedme cuando os digo que me encantaría poder vislumbrar un poco de su pensamiento, así que no puedo estar seguro de saber en que cree o que le importa. Lo que si creo que puedo apostar a que no quiere pasar a la historia como el presidente del gobierno español al que se le independizó Catalunya. Tampoco el que permitió una España federal, ni siquiera el que reconoció la plurinacionalidad de España. Ha venido a Barcelona como cuando gobernaba Pujol a ofrecer más “peix al cove” en forma de inversiones en Rodalies, de las que después se ejecuta el 10%.

Y es que Rajoy ni quiere ni puede moverse un milímetro de la posición en la que está. Cualquier paso en dirección a las posiciones de la Generalitat, y no digo un referéndum sino cualquier pequeño paso, y las élites del centro se lo comen vivo.

Así que Rajoy ha venido a Catalunya a hacer lo único que puede hacer.

Puede parecer que Rajoy viene a dar el pistoletazo de salida a la campaña del NO. Como en toda campaña electoral, no hace falta que convenzas a los tuyos, ya están convencidos. No vas a convencer a los contrarios, las personas no cambian de ideas con argumentos. Vas a intentar convencer a los indecisos, a darles algún argumento para que compren tu idea y la lluvia de millones sería el argumento para esas capas de la población que han nacido en Catalunya y que en las encuestas se definen como “tan español como catalán”, pero que son conscientes de que el estado es una bomba succionadora de recursos hacia el centro del poder (esté el centro donde esté, Madrid es solo un concepto, algo instrumental), pero que no quieren romper sus lazos con España. Gente como Jordi Évole que ni niega la independencia ni se declara unionista, se excusa diciendo que nadie le ha explicado que viene detras de la independecia. Évole es un tipo listo y no lo compras con una inversión en Rodalies, así que su argumento es menos banal. Conozco a personas cercanas que utilizan el mismo argumento.

Pero no, Rajoy no viene a hacer campaña para los indecisos, ni siquiera eso, si haces campaña legitimas el referéndum y a lo mejor a alguien se le ocurre explicar que viene detrás de la independencia, así que no viene a debatir ni esto tendrá continuidad. Rajoy viene a ofrecernos un marco mental al que agarrarse, un encuadre, una construcción en la que las personas que no desean romper con España puedan mínimamente convencerse. Una estructura narrativa en la que España se preocupa por nosotros e invierte en nuestro bienestar, y lo hace en Rodalies, en el área metropolitana de Barcelona y en una infraestructura que, me atrevo a decir sin datos, la proporción de “usuarios indecisos” es mayor que la media y por tanto el rédito será mayor. Parece ser que Zapatero no es el único político español que ha leído algo de George Lakoff.

Y de ahí mi admiración por Rajoy, es un hombre de estado. Del aparato del Estado. Y si tiene que decir eso de “los hilillos de plastelina” lo dice. Y si tiene que venir a Barcelona a decir que esto es culpa de cuatro políticos mal financiados y hacer como que esto se arregla con una inversión en Rodalies, lo hace, y no se le mueve una pestaña.

Más desiguales

Hace pocos días publicaban que el propietario de Zara volvía a ser el hombre más rico del mundo y hoy publican que la propietaria del Banco Santander es la mujer más influyente. Que bien, ya tenemos a nuestros “campeones nacionales” en ambos géneros.

Mientras tanto España es el país más desigual de la OCDE con el 29,2% de la población en riesgo de exclusión social, y las preocupaciones de nuestros representantes políticos para mejorar la situación pasaban por la pugna Barcelona-Madrid por llevarse a casa la inversión del magnate Sheldon Adelson y la oportunidad de crear decenas de miles de empleos de camareras , limpiadores y otros empleos igual de cualificados. Cada verano, cuando sube el empleo estacional a causa del turismo nos felicitamos por que tenemos ocupación para unos cientos de miles unos meses más. Realmente me enternece cuando veo cómo se preocupan por nosotros y porque podamos acceder a empleos interesantes.

Desigualdad
Por Antony Theobald Creative Commons BY NC ND 2.0

Tengo la sensación de que cada vez más formamos parte de esos países en que la élite, con la participación de la clase política, solo se preocupa de mantener su posición de privilegio en la sociedad, mientras que al resto le proporciona un poco de educación y una salidas laborales de poca calidad. De ahí el fenómeno de la emigración de los jóvenes formados que no encuentran salidas profesionales cualificadas. No hay interés en ofrecérselas no sea que una nueva élite amenace su posición en la cúspide. Entramos cada vez más en la categoría de países que se caracterizan por tener unas instituciones extractivas y excluyentes. Extractivas por que extraen riqueza mediante rentas que les proporciona su cercanía al poder y excluyentes por que impiden que nuevos jugadores entren en la partida. Las eléctricas son un caso de manual con sus consejos de dirección plagados de ex representantes políticos e influyendo para, mediante nuevas leyes, impedir cualquier competencia.

Debe tratarse de algo cultural. Nuestras élites no son malvadas “per se”, están educadas para representar ese papel caciquil por un lado, cuando desde el poder se distribuye empleo a los afines, y paternalista cuando desde una posición de bienestar se preocupan de que tengamos empleo precario, como quien reparte beneficencia. El resto estamos educados para esperar la sopa boba y aun tenemos que emanciparnos, por eso cuando el debate se centra en esas decenas o centenares de miles de empleos precarios nos unimos a el esperando que una parte de esa beneficencia sea para nosotros. Mi mujer me decía hace poco: “hay gente que piensa que si el rico conduce un Mercedes, algo nos caerá a nosotros y podremos llegar a conducir un 600”. Quizás los últimos resultados electorales no son ajenos a este planteamiento.

Tenemos que cambiar el relato y fomentar una sociedad más abierta e inclusiva en la que todos tengamos unas oportunidades similares de desarrollarnos y de alcanzar nuestras metas, donde el que sea capaz y lo desee pueda ascender y obtener su recompensa sin tener que recurrir a la emigración por que en tu país el camino se encuentra vallado. Fomentar la destrucción creativa de la que hablaba Schumpeter a nivel económico y a nivel político, mejorar las instituciones para que estas sean más inclusivas.

Otro día tendremos que hablar del como.

Similitudes entre Sierra Leona y España

Hace unos días leí en La Vanguardia un artículo titulado “La tortura del Euromed, una estrategia de estado” sobre las condiciones de la linea de tren entre Valencia y Barcelona. Viene a decir que Madrid no está interesado en mejorar esta infraestructura que comunica la segunda y la tercera ciudades españolas por motivos políticos, entre otros. Yo añado que no hay interés en facilitar la comunicación y favorecer sinergias entre dos ciudades importantes, con un pasado y lengua común que pudieran aliarse y ser un foco de poder alternativo a la España centralista y radial. No hay alta velocidad entre la segunda y tercera ciudad españolas pero si entre A Coruña y Vigo.
Al día siguiente recordé un pasaje del libro ¿Por qué fracasan los países? donde hablaba de las mal funciones de un estado cuando este no es imparcial y se utiliza mal o directamente contra los intereses de otros.
¿Por qué fracasan los países? aboga por la tesis institucionalista a la hora de analizar las diferencias entre la riqueza de los países. Un país con éxito tiene instituciones que respetan la propiedad privada frente a la confiscación y arbitrariedad, contratos que se cumplen y leyes eficaces entre otra cosas. En uno de los casos que los autores del libro citan como mal ejemplo del uso de las instituciones, está la destrucción del ferrocarril a Bo en Sierra Leona. Bo es una región del sur de Sierra Leona con mayoría de población de etnia mende y que en 1967 votó por el SLPP (Partido del Pueblo de Sierra Leona) en las elecciones. El SLPP perdió las elecciones a favor del APC (Congreso de Todo el Pueblo) de Siaka Stevens, un limba del norte. El ferrocarril entre Bo y Freetown, capital de Sierra Leona, era la vía de salida de la mayoria de las exportaciones del país, café, cacao y diamantes. Los agricultores eran mendes y el ferrocarril era la ventana al mundo de Mendelandia. Stevens, más interesado en perjudicar a sus oponentes para así conservar el poder que en favorecer la prosperidad del país apostando por infraestructuras productivas, ordenó la destrucción del ferrocarril y vendió las vías y la maquinaria, ya no hay ferrocarril para la principal fuente de las exportaciones de Sierra Leona.

14949821050_9b19739795_z

Por Shawn HarquailCC BY-NC 2.0

Desde luego, España no está al nivel de Sierra Leona hablando de instituciones, pero si que podemos hablar de cierta arbitrariedad y falta de políticas eficaces y productivas en lo que al famoso “corredor Mediterráneo” ferroviario se refiere. Y con arbitrariedades y políticas ineficaces, el inversor no tiene la confianza necesaria para efectuar el desembolso de dinero necesario para empezar o mejorar un negocio. Así, el grupo inversor chino Hutchinson incluyo en la concesión de la nueva terminal portuaria de Barcelona BEST, llamada a ser la puerta de entrada al sur de Europa de las mercancías procedentes de Asia, que se garantizase la conexión ferroviaria o el pago de una indemnización, y aun así esta se realizó de forma precaria.

La respuesta a un referéndum fallido es más referéndums, no menos

Si organizas un referéndum cada 30 años y te sale rana, no te sorprendas, significa que tienes un déficit de democracia y que la ciudadanía, por una vez que le preguntan, ha decidido castigarte. Y lo hace ahora, quizás en un mal momento, por que se le pregunta pocas veces su opinión.

Si tratas a los ciudadanos como menores de edad incapaces de tomar decisiones, no te extrañe que en cuanto se lo permiten tomen actitudes infantiles.

tweets referendum Brexit.png

La respuesta a un referéndum fallido no es dejar de proponerlos, es proponer más, más democracia, para que la ciudadanía participe más de su gobierno y no escoja castigarte en una de las pocas ocasiones en que se le pregunta.

Tenemos el ejemplo de Suiza, uno de los países más prósperos del mundo, ha realizado más de 600 referéndums desde 1848, lo que hace de Suiza el estado del mundo más próximo a una democracia directa.

Añadido el 08/12/2016:

Los mismos comentarios en boca de los políticos tras la derrota de Matteo Renzi en el referéndum sobre la reforma constitucional italiana. Después de este “año en que votamos peligrosamente” la tendencia va a ser preguntar menos a la ciudadanía en lugar de más.

 

Lo llaman Democracia y no lo es

En un país en el que los ciudadanos crean en la democracia, un ministro de interior no conspira contra quién no comparte sus ideas políticas. Aquí tenemos un gobierno que lo sabía, que nos dice que “yo soy la victima” y que envía a la policía al periódico que ha publicado la noticia. Y tiene el valor de hacerlo por qué sabe que el 26J volverá a ser el partido más votado.

Es triste, pero una parte de la ciudadanía de este país acepta que las reglas de juego democráticas no se aplican si eso sirve para que no ganen los malos.

Animal Farm - Rebelión en la Granja
Por Maldita la horaCC BY-SA 2.0

Felipe González apuesta por un Gobierno del PP con Ciudadanos y la abstención del PSOE

Noticia en La Vanguardia: Felipe González apuesta por un Gobierno del PP con Ciudadanos y la abstención del PSOE. ¡Coño!, hace 3 días Enric Juliana vaticinaba en el mismo periódico que Felipe Gonzalez, en nombre de los social-centristas, hablaría en contra del pacto con Podemos y… ¡¡tachannnn!!.

Pedro Sanchez ya está haciendo las maletas para irse a su casa, y Susana Díaz las hace para irse a Madrid, y el “establishment” mesetario, andaluz y extremeño del PSOE contentísimos. Iceta, ¿me puedes explicar que haces en este partido? ¿bailar ehhh  Macarena?.

Ah! y en eldiaro.es aun van más lejos