Más desiguales

Hace pocos días publicaban que el propietario de Zara volvía a ser el hombre más rico del mundo y hoy publican que la propietaria del Banco Santander es la mujer más influyente. Que bien, ya tenemos a nuestros “campeones nacionales” en ambos géneros.

Mientras tanto España es el país más desigual de la OCDE con el 29,2% de la población en riesgo de exclusión social, y las preocupaciones de nuestros representantes políticos para mejorar la situación pasaban por la pugna Barcelona-Madrid por llevarse a casa la inversión del magnate Sheldon Adelson y la oportunidad de crear decenas de miles de empleos de camareras , limpiadores y otros empleos igual de cualificados. Cada verano, cuando sube el empleo estacional a causa del turismo nos felicitamos por que tenemos ocupación para unos cientos de miles unos meses más. Realmente me enternece cuando veo cómo se preocupan por nosotros y porque podamos acceder a empleos interesantes.

Desigualdad
Por Antony Theobald Creative Commons BY NC ND 2.0

Tengo la sensación de que cada vez más formamos parte de esos países en que la élite, con la participación de la clase política, solo se preocupa de mantener su posición de privilegio en la sociedad, mientras que al resto le proporciona un poco de educación y una salidas laborales de poca calidad. De ahí el fenómeno de la emigración de los jóvenes formados que no encuentran salidas profesionales cualificadas. No hay interés en ofrecérselas no sea que una nueva élite amenace su posición en la cúspide. Entramos cada vez más en la categoría de países que se caracterizan por tener unas instituciones extractivas y excluyentes. Extractivas por que extraen riqueza mediante rentas que les proporciona su cercanía al poder y excluyentes por que impiden que nuevos jugadores entren en la partida. Las eléctricas son un caso de manual con sus consejos de dirección plagados de ex representantes políticos e influyendo para, mediante nuevas leyes, impedir cualquier competencia.

Debe tratarse de algo cultural. Nuestras élites no son malvadas “per se”, están educadas para representar ese papel caciquil por un lado, cuando desde el poder se distribuye empleo a los afines, y paternalista cuando desde una posición de bienestar se preocupan de que tengamos empleo precario, como quien reparte beneficencia. El resto estamos educados para esperar la sopa boba y aun tenemos que emanciparnos, por eso cuando el debate se centra en esas decenas o centenares de miles de empleos precarios nos unimos a el esperando que una parte de esa beneficencia sea para nosotros. Mi mujer me decía hace poco: “hay gente que piensa que si el rico conduce un Mercedes, algo nos caerá a nosotros y podremos llegar a conducir un 600”. Quizás los últimos resultados electorales no son ajenos a este planteamiento.

Tenemos que cambiar el relato y fomentar una sociedad más abierta e inclusiva en la que todos tengamos unas oportunidades similares de desarrollarnos y de alcanzar nuestras metas, donde el que sea capaz y lo desee pueda ascender y obtener su recompensa sin tener que recurrir a la emigración por que en tu país el camino se encuentra vallado. Fomentar la destrucción creativa de la que hablaba Schumpeter a nivel económico y a nivel político, mejorar las instituciones para que estas sean más inclusivas.

Otro día tendremos que hablar del como.

Anuncios

Evolución, razas y especulaciones

No conocía aun a Nicholas Wade (no había nada publicado en castellano, ahora ya hay otro libro suyo que tengo pendiente) pero cuando se publicó “Una herencia incomoda“, causó tal revuelo entre la comunidad científica que había que leerlo.

La premisa del libro es que la evolución humana no se detuvo hace 60.000 años con la aparición del ser humano moderno, sino que hemos seguido evolucionando y esta evolución ha hecho posible la aparición de razas humanas diferentes (el termino raza, en lugar de etnia, es el que se utiliza en el libro). Los diferentes fenotipos, la expresión de los diferentes genotipos, presentes en cada raza son los responsables de las diferencias físicas y de comportamiento que explican, en parte, el devenir de los diferentes pueblos de la tierra. Las diferencias entre individuos son insignificantes pero a nivel de comunidades estas diferencias pueden expresarse en la mayor o menor prevalencia de rasgos en el carácter y comportamiento de una sociedad.

La idea de las diferencia genéticas entre las razas le ha supuesto al autor el rechazo de la comunidad científica. Ya lo esperaba, la primera parte del libro la dedica a criticar el, en su opinión, “tabú” imperante entre los científicos a hablar de razas. Tampoco es el primero, a Richard J. Herrstein y Charles A. Murray ya les calló encima toda la comunidad científica cuando publicaron “La curva de Bell” en 1994. En fin, no tengo problema en comprarle a Wade que existen diferentes razas de humanos, pese a que, como dicen los científicos que niegan la existencia de razas, pueda haber más diferencias genéticas entre dos personas de tipo caucásico que entre este y un amerindio.

2574642791_6a1a1f46dd_z
Maíz Indio por Vilseskogen, Creative Commons BY-NC 2.0

La segunda parte del libro es, según dice el mismo autor, muy especulativa. Apoyándose en multitud de estudios busca evidencias en la biología y la genética que puedan explicar la causa de las diferencias en la conducta de las 5 razas principales. Mucha evidencia falta aun para que pueda hablarse de una relación causa/efecto a nivel de grupo. Si finalmente se confirma, Wade se llevará el crédito de haberlo propuesto.

Un concepto me ha parecido muy interesante para comprender como un rasgo humano se expande entre una población, las expansiones duras y las expansiones blandas. Una expansión dura sería aquella de un alelo (una variación de un gen) muy beneficioso para una población y que por ello se propaga por prácticamente la totalidad de esa población. Un ejemplo claro sería una alelo que proporcione protección a un tipo de malaria y que por tanto la mayoría de la población en el área afectada posee. En cambio, en una expansión blanda no hay un alelo que se expanda de forma casi unánime entre la población, sino multitud de pequeños cambios que finalmente tienen un efecto perceptible sobre un rasgo de la población. La altura de las personas es afectada por cientos de génes, pongamos que son 500, y cada uno de ellos tiene un pequeño efecto sobre la misma. Digamos que cada gen, o alelo, es responsable de un aumento de 2 mm en la altura de una persona, la variación de solo un 10% de esos alelos entre la población provocaría un aumento de 20 cm en la altura promedio. Esta es una forma más fácil de comprender la evolución humana que la total sustitución del alelo de un gen por otro y hace más fácil de aceptar la propuesta de Wade sobre la preponderancia de unos rasgos u otros del carácter o comportamiento en una raza.

Siempre te encontrarás un halcón en tu camino

Podríamos considerar esta entrada una continuación de otra anterior: “De ratones y ratas“.
Una de las cosas que te das cuenta en cuanto te acercas a la teoría de juegos y la evolución en busca de respuestas, es la desalentadora constatación de que siempre habrán halcones.
Una población en la que se encuentre el porcentaje adecuado entre halcones y palomas disfrutará de una estrategia evolutivamente estable, es decir, no hay otra estrategia que pueda desbancarla. Esto implica que necesariamente deben existir halcones, personas que no cooperarán con el prójimo. Es más, la mejor opción es que aleatoriamente todos nosotros juguemos unas veces a ser palomas y otras halcones.
falcons and pigeons

Por Municipal Archives of TrondheimCC BY 2.0

Por lo tanto, en todos los aspectos de tu vida social, laboral, tus relaciones con tus amistades, conduciendo por la carretera, en la cola del supermercado, te encontraras a alguien que actúa como un halcón aprovechándose de las palomas. O quizás eres tú.
En otras palabras, a un cabrón que te jode el día.
Addendum: Aún tengo que decidir si los votantes del PP, o al menos una parte significativa de ellos, siempre se comportan como halcones con la esperanza de obtener parte del botín o simplemente se trata de un defecto congénito.

La religión como medio para la cooperación

Siempre pensé que la función de la religión era como una forma de explicar aquello que no podíamos explicar o que no conocíamos, o bien como una herramienta de control social por parte del poder con el fin de mantener a las personas más desfavorecidas resignadas con su suerte, pero la religión también es un medio para facilitar la cooperación de humanos a gran escala, de forma coordinada o no. La conquista musulmana de Oriente y el norte de África, las Cruzadas organizadas por los europeos (Deus vult), la Rebelión Taiping en China no hubieran sido posibles sin una masa de gente cooperando bajo el paraguas de la religión. Hasta que punto la construcción de canales de irrigación, zigurats, pirámides en Mesopotamia, Egipto y las ciudades mayas se apoyaron tanto en el poder establecido como en las autoridades religiosas, a menudo representadas en la misma persona, no es claro. Las ideologías y los partidos de masas, los regímenes totalitarios tienen un componente religioso para facilitar la participación de los “creyentes” en la consecución de un mundo mejor tras la estela de su líder, llámese Hitler, Stalin, Mao o Nicolás Maduro.

Green ants bridge

Por Kasi MetcalfeCC BY-NC-ND 2.0

Las personas nos unimos y participamos de proyectos grandiosos que nos transcienden si creemos en ellos, nos sentimos parte y vemos como otros también participan. Hasta ahora estos proyectos se articulaban como religiones o creencias, pero en la era digital, cabe pensar que ya no será necesario un artefacto cultural para propiciar la participación, solo es necesario saber que otros hacen lo mismo y que formamos parte del proyecto, la coordinación se hará de forma horizontal sin necesidad de sacerdotes.

Similitudes entre Sierra Leona y España

Hace unos días leí en La Vanguardia un artículo titulado “La tortura del Euromed, una estrategia de estado” sobre las condiciones de la linea de tren entre Valencia y Barcelona. Viene a decir que Madrid no está interesado en mejorar esta infraestructura que comunica la segunda y la tercera ciudades españolas por motivos políticos, entre otros. Yo añado que no hay interés en facilitar la comunicación y favorecer sinergias entre dos ciudades importantes, con un pasado y lengua común que pudieran aliarse y ser un foco de poder alternativo a la España centralista y radial. No hay alta velocidad entre la segunda y tercera ciudad españolas pero si entre A Coruña y Vigo.
Al día siguiente recordé un pasaje del libro ¿Por qué fracasan los países? donde hablaba de las mal funciones de un estado cuando este no es imparcial y se utiliza mal o directamente contra los intereses de otros.
¿Por qué fracasan los países? aboga por la tesis institucionalista a la hora de analizar las diferencias entre la riqueza de los países. Un país con éxito tiene instituciones que respetan la propiedad privada frente a la confiscación y arbitrariedad, contratos que se cumplen y leyes eficaces entre otra cosas. En uno de los casos que los autores del libro citan como mal ejemplo del uso de las instituciones, está la destrucción del ferrocarril a Bo en Sierra Leona. Bo es una región del sur de Sierra Leona con mayoría de población de etnia mende y que en 1967 votó por el SLPP (Partido del Pueblo de Sierra Leona) en las elecciones. El SLPP perdió las elecciones a favor del APC (Congreso de Todo el Pueblo) de Siaka Stevens, un limba del norte. El ferrocarril entre Bo y Freetown, capital de Sierra Leona, era la vía de salida de la mayoria de las exportaciones del país, café, cacao y diamantes. Los agricultores eran mendes y el ferrocarril era la ventana al mundo de Mendelandia. Stevens, más interesado en perjudicar a sus oponentes para así conservar el poder que en favorecer la prosperidad del país apostando por infraestructuras productivas, ordenó la destrucción del ferrocarril y vendió las vías y la maquinaria, ya no hay ferrocarril para la principal fuente de las exportaciones de Sierra Leona.

14949821050_9b19739795_z

Por Shawn HarquailCC BY-NC 2.0

Desde luego, España no está al nivel de Sierra Leona hablando de instituciones, pero si que podemos hablar de cierta arbitrariedad y falta de políticas eficaces y productivas en lo que al famoso “corredor Mediterráneo” ferroviario se refiere. Y con arbitrariedades y políticas ineficaces, el inversor no tiene la confianza necesaria para efectuar el desembolso de dinero necesario para empezar o mejorar un negocio. Así, el grupo inversor chino Hutchinson incluyo en la concesión de la nueva terminal portuaria de Barcelona BEST, llamada a ser la puerta de entrada al sur de Europa de las mercancías procedentes de Asia, que se garantizase la conexión ferroviaria o el pago de una indemnización, y aun así esta se realizó de forma precaria.

Niza

Entre los 84 muertos en Niza 10 niños y mas de 50 menores heridos.

Nada puede prevenirse contra un tipo que actúa solo y está dispuesto a morir. Ellos son los responsables directos, no son locos, los locos no son responsables de lo que hacen.

El Trío de las Azores seguro que duerme muy tranquilo, porque nada de lo ocurrido tiene que ver, ni remotamente, con ellos.

Irak y Siria son el Golem que nos dejan en herencia.

Adenda. No olvidemos que la mayoria de atentados y de victimas de islamistas radicales se producen en países de mayoria musulmana. Lo que a pasado en Niza, pasa cada semana en Bagdad.