Francis Fukuyama y Los Orígenes del Orden Político

Seguimos, aproximadamente, con el tema del penúltimo post, y es que ayer 26/01 también se lanzaron 2 libros interesantes, o una obra en dos volúmenes, de Francis Fukuyama: “Los Orígenes del Orden Político” y “Orden y decandencia de la Política” editados por Deusto.

Seguimos con el mismo tema por varios motivos. El primer motivo son los criterios de las editoriales. Hace casi exactamente 4 años que me puse en contacto con Ediciones B para preguntarles si tenían, como anteriores editores en España de Fukuyama, la intención de publicar esta obra. La respuesta fue que no. En serio, me gustaría saber si en Ediciones B dejaron de estar interesados en publicar las obras de Fukuyama o, más probablemente, Fukuyama dejó de estar interesado en publicar con Ediciones B. Como funciona el mundo de las editoriales es un misterio para mi, pero los perjudicados somos nosotros que hemos tardado 4 años en ver este importante libro publicado en castellano. Mi inglés es demasiado pobre para lanzarme a leerlo en el idioma original sin perderme detalles y matices importantes. Finalmente los ha publicado Deusto, una editorial más adecuada para una obra de este tipo.

El otro motivo por el que seguimos con el tema del post anterior, es que seguimos hablando del porqué del éxito o del fracaso de las naciones. ¿Por qué unas han prosperado y finalmente dominado el mundo y otras han sido dominadas o han fallado como estados o naciones?. Para Fukuyama este éxito depende del orden político y de como se organizan las sociedades para satisfacer las aspiraciones de los miembros que las  componen. A grandes rasgos, si las sociedades se organizan de modo que los miembros de dicha sociedad tienen incentivos para invertir en su bienestar, con la seguridad de que los frutos no les serán arrebatados arbitrariamente, las sociedades prosperan. Muy lejos de las tesis más ambientalistas de Jared Diamon, las culturales de Philip T. Hoffman, las tecnológicas de Carlo M. Cipolla y de la Revolución Militar de Geoffrey Parker, y más cerca de las institucionalistas de Acemoglu y Robinson, de los que igualmente discrepa. Una obra, de las que son trigo, para añadir a las de la lista del post anterior.

Un poco de disgresión: no es casual que tanto Francis Fukuyama, Jared Diamon y Steven Pinker se fijen en las sociedades de las tierras altas de Nueva Guinea para preguntarse porqué unas sociedades progresan y otras permanecen inalteradas durante milenios. En las tierras altas de Nueva Guinea hasta hace poco más de 50 años vivían en el neolítico. Los hombre adultos tenian el 60% de probabilidades de ser asesinados por rivales como forma de resolver las disputas. La única carne que comían mujeres y niños regularmente, era la de otros miembros de la tribu muertos por enfermedad o vejez, los cerdos estaban reservados a los hombres. Como dijo Thomas Hobbes acerca de la vida, en la antigüedad era “brutal, desagradable y corta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s